931 936 030
Servicio oficial de
  • Más de 45 años de Casos de Éxito
  • Nota media de 9,5 de satisfacción cliente
  • Más de 100 gestores y técnicos en plantilla

El efecto de la temperatura en los paneles fotovoltaicos

La instalación de placas solares para el autoconsumo se encuentra en alza, sin embargo, existen ciertos factores a tener en cuenta antes de realizarla. El efecto de la temperatura en los paneles fotovoltaicos influye directamente en su rendimiento, por dicha razón, hay que considerar cómo afecta para una mayor optimización.

¿Afecta la temperatura en los paneles fotovoltaicos?

Si estamos pensando en instalar placas solares tenemos que saber que la temperatura afecta a estas. Si se sobrepasa el límite que recomiendan los fabricantes, lo normal es que se reduzca el rendimiento. La temperatura idónea del módulo fotovoltaico ronda entre los 20 °C y 25 °C.

Si bien es cierto, que los paneles solares se han diseñado para adaptarse a cualquier temperatura, desde -40 °C hasta 85 °C, lo lógico es que funcionen mejor en ciertas condiciones climatológicas. Como no siempre es posible, pues afecta la lluvia, la nieve o el calor extremo, hay que saber que seguirán funcionando en estas situaciones, pero la producción energética se reducirá.

Dicho esto, se entiende también que la temperatura de las placas solares en invierno afecta a su rendimiento. El sol se encuentra más abajo en el horizonte, por lo que el ángulo de incidencia es menor. Esto afecta a la cantidad de energía producida. No obstante, gracias a nuestra ubicación geográfica, los inviernos en España no son un gran obstáculo a diferencia de otros países.

De hecho, las placas solares pueden llegar a ser más efectivas en ciertos climas fríos debido a que el trabajo de las celdas solares es mucho menor. Esto se debe a que en condiciones cálidas puede existir la posibilidad de fuga energética. Por cada grado que supera los 25 °C se reduce un 0,4% la generación de energía.

Cómo saber cuánto está influyendo el calor en los paneles solares

Tal como hemos indicado anteriormente, la temperatura en los paneles fotovoltaicos afecta al rendimiento, aunque la pérdida es bastante baja. Lo mejor es hacer un cálculo para saber cuál es este porcentaje. Para conocerlo, hay que conocer el coeficiente de temperatura del panel solar.

Esta medida se recoge en la ficha técnica de la placa solar y sirve para conocer el rendimiento del panel en función del aumento de cada grado centígrado sobre la temperatura óptima. Lo normal es que el coeficiente pueda variar entre 0,2 % y 0,5 %. El panel solar trabaja según la cantidad de radiación solar que reciba.

No obstante, una de las mayores preocupaciones es el sobrecalentamiento de los paneles solares o los denominados «puntos calientes» para evitar la pérdida de energía. En este caso, habría que usar placas fotovoltaicas con un sistema de refrigeración para enfriar las láminas. Asimismo, en el proyecto técnico se puede realizar una estructura especial para separar las placas del techo y dejar espacio para que se produzca el efecto enfriamiento.

En definitiva, la temperatura afecta al rendimiento de los paneles fotovoltaicos y a la producción energética. Por este motivo, en función de la ubicación y región es recomendable tener en cuenta el clima en invierno y verano para obtener máximo rendimiento en estas instalaciones fotovoltaicas.

Compartir: